En los vestidores, un joven chungo mete mano en una bolsa y saca un par de TN. Con la polla en la mano, empieza a oler las buenas deportivas... William vuelve de la ducha y lo pilla. Frente a la incomprensión del tío, el pequeño barriobajero no se deja impresionar: ¿Qué te apuestas a que te la pongo dura? Inconsciente de lo que le espera a su culo, ¡se pone a chupársela! En plena forma, nuestro cuarentón se lo pasará en grande haciendo gozar a esta zorra, con sus pollazos potentes. Un delirio completo firmado por HPG.

Mp4 standard
Mp4 mobile